Cultos, mitos y leyendas de la antigua Sicilia
5.5 Cultos y mitos menores: Gaia

Gaia o Gea es la tierra, vista como el elemento primordial del que todo brota, incluso los linajes divinos. Entre todas las deidades femeninas consideradas grandes madres, Gaia es probablemente la mayor. Gaia nació del Caos, generó Urano (el cielo), las montañas y el puente (el mar). Después del nacimiento de Urano se unió a él y de su unión nacieron no poderes de la naturaleza sino de los dioses reales: los seis Titanes, las seis Titánidas y los Cíclopes (Arge, Sterope y Bronte que eran divinidades vinculadas al rayo, el rayo y trueno). También de la unión con Urano nacieron los Hecatonchirs, gigantes con cien brazos. Pero Urano segregó a los Hecatonchirs y al Cyclops en las profundidades de la tierra, su madre. Esto no tenía por qué complacer a Gaia, quien decidió vengarse instigando al hijo menor, Cronos, a destronar a Urano. Para ello, le proporcionó una hoz afilada con la que Cronos castró a su padre que estaba a punto de unirse a Gaia. La sangre que fluyó hizo que la tierra fuera fértil y, mezclada con las olas del mar, contribuyó al nacimiento de Afrodita.

Gaia no solo representa a la tierra sino también a los muertos, ya que quien muere regresa al vientre de la madre tierra. Es fácil imaginar cómo la tierra, de la que todo brota, pronto fue considerada la madre universal, la generadora primordial de todos los dioses. Posteriormente, sobre la base de la concepción helénica que personificaba los distintos aspectos de la naturaleza, la figura de Gaia con sus características fue absorbida por otras deidades como Deméter o Cibeles, quienes tenían, en comparación con Gaia, un tipo más humano y por tanto más cercano al imaginación popular.

En Sicilia, había un santuario al aire libre, con un altar de Gaia, ubicado en Siracusa, justo en la punta de la isla de Ortigia, fuera de las murallas. De este santuario los marineros que partían tomaron una copa que luego fue arrojada al mar tan pronto como desapareció el último punto visible de la tierra, es decir, el escudo dorado del frontón del templo de Atenea (Ateneo, XI 462). Los restos de un santuario, en el que se asoció el culto a la diosa con el de Dioniso y Plutón, se encuentran en Morgantina, como hemos visto al hablar de Hermes.

Ignacio Caloggero

[Wp_ad_camp_1]

Cultos mitos y leyendas de la antigua Sicilia por Ignazio Caloggero

Gaia

Gaia

Comparte Comparte
Compartir
Compartir